El proceso de Legalización de la Propiedad que impulsa el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén a través de FONAVIPO, beneficia a más familias salvadoreñas.

Familias santanecas firmaron escrituras de propiedad con las que pronto se convertirán en dueños del terreno que habitan.

Este jueves el titular de la institución, Rony Huezo Serrano,  presidió el evento donde 50 familias del departamento de Santa Ana, firmaron escrituras de propiedad con las que pronto se convertirán en dueños del terreno que habitan.

Los beneficiados pertenecen a las comunidades: Las Brisas y San José del municipio de Metapán; La Roca y Las Delicias de Coatepeque; Bendición de Dios de Chalchuapa;  y Las Cocinas Lado Sur, El Castaño, La Esperanza, Bendición de Dios, El Edén, Las Victorias, Amayito y La Realidad del municipio de Santa Ana.

En esta ocasión el proceso de legalización de inmuebles se realiza amparado en tres Decretos Legislativos, el  No. 344  que  contempla la Ley Especial para la Legalización de los  Antiguos Derechos de Vías Declaradas en Desuso y Desafectada como de Uso Público al igual que en el Decreto Legislativo No. 624 que contempla la Ley Especial Transitoria para la Desafectación y Traspaso de los terrenos del Tramo Ferroviario en Desuso entre la Estación Santa Lucía, Departamento de Santa Ana hacia la Estación Ahuachapán, a favor de las familias o institución que las habitan y en el Decreto Legislativo No. 848 de la Ley Especial para la Desafectación y traspaso de los terrenos del tramo ferroviario en desuso desde la estación Santa Lucía en el municipio de Santa Ana, hasta la antigua estación Cutumay Camones del mismo municipio a favor de las familias e instituciones que las habitan.

Con el documento legal, las 50 familias beneficiadas este día tendrán certeza jurídica y un lugar seguro donde vivir.

La escritura de propiedad, deberá cumplir con el proceso en el Centro Nacional de Registro para ser entregada oficialmente en los próximos días a cada una de las familias.

                                                                                            Santa Ana, 23 de agosto del 2018