Familias salvadoreñas siguen recibiendo subsidios para poder cambiar sus vida con una vivienda digna donde vivir.