Familias beneficiadas

El presidente de la República junto al presidente de FONAVIPO, entregan certificados de contribución para vivienda en Festival para el Buen Vivir y Gobernando con la Gente, desarrollados en Nuevo Cuscatlán.

Fueron doce grupos familiares los que este sábado 28 de enero recibieron de manos del presidente de la Republica, Salvador Sánchez Cerén, y del titular del Fondo Nacional de Vivienda Popular, Rony Huezo, su certificado de contribución para vivienda, que les permitirá solucionar su problema habitacional.

A cada una de las familias se les realizó de forma previa un estudio socioeconómico de las condiciones en que viven y de acuerdo a sus necesidades, se les entregó la ayuda  financiera requerida. En algunos casos el subsidio  alcanzó los $3,540.00.

El total del dinero desembolsado por FONAVIPO alcanzó la cifra de   $34,923.53.

La entrega de esta ayuda se dio en el marco de los programas Gobernando con la Gente y el Festival para el Buen Vivir que llegaron a Nuevo Cuscatlán, lugar donde residen algunos beneficiados; el resto proviene de los municipios de Ciudad  Delgado, San Salvador, Guazapa, El Paisnal, , Huizúcar, Tepecoyo, San José Villanueva y Zaragoza.

De las doce familias beneficiadas tres de ellas  invertirán  la ayuda para realizar  mejoras en la vivienda que ya poseen, mientras que las demás lo utilizarán para construir una nueva casa que cuente con las condiciones básicas de habitabilidad.

Algunas de las familias aplicaron al Programa de Contribuciones tradicional y otras fueron incluidas en el  Programa Temporal para vivienda, que es una contribución o subsidio para compra de lote y construcción de vivienda. Ambos programas están dirigidos a aquellas familias que no cuentan con los recursos económicos necesarios que les permita vivir en una casa digna.

Solo en el año 2016, FONAVIPO entregó en el marco de estos programas presidenciales, la cantidad de $368,502.00 en concepto de contribuciones para vivienda, lo que permitió beneficiar a unos 400 salvadoreños que pasaron de vivir en casas de bahareque   a viviendas con paredes de ladrillo y un techo seguro.